10 oct. 2012

Himawari comiendo



     La llaman la loca en el barrio, no ladra, no asusta, pero su afán es correr y correr, su forma de jugar es molestar a perros mas grandes para que la persigan y correr hasta que los cansa, y buscar a otro y lo mismo una y otra vez hasta volver a casa y tumbarse, y si tiene un hueso masticarlo. Para mi sigue siendo un vampiro sin alas, negro y con colmillos que tengo en mi casa; no muerde, debe ser un vampiro vegetariano y solo ladra jugando, aun así, su espiritu cazador no lo pierde, el tener algo de podenco en los genes además de pincher (ratonero) le hace volverse loca cada vez que huele a rata, quiere cazar. Pero sigue siendo una perrita dominada en casa por un gran gato siamés que cuando se cansa de jugar la para en seco y le dice cual es el sitio y lugar de cada uno.

     Lo bueno de tener mascota es que nos hace mas sensibles con todo el resto de seres vivos. Entendemos mejor al resto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario